Tendencias e-learning que marcarán 2016

Escrito por Inserver el . Posteado en Artículos externos

tendencias-2016

El sector del e-learning, como todos los relacionados con la tecnología, está sujeto a cambios constantes, y las novedades están al orden del día. En este contexto, se hace imprescindible identificar cuáles van a ser las tendencias relevantes, aquellas que van a modificar significativamente la forma de enseñar y de aprender, y dejar de lado las simples modas pasajeras.

Para ello, e-doceo ha invitado a cuatro expertos del sector a compartir sus pronósticos para 2016 y, si una cosa ha quedado clara, es que éste va a ser el año de la gamificación. Todos los expertos coinciden en destacar que esta tendencia, que ya se apuntaba en 2015, va a tener un papel destacado tanto en la oferta de productos y herramientas como en la estrategia de motivación de los alumnos. Si bien no es novedad para 2016, va a ser durante este año que empezamos cuando cobre importancia y se desarrolle completamente en el mercado. Otra de las tendencias que también aparece con fuerza es la personalización y todas aquellas iniciativas que permiten al alumno jugar un papel más activo en el aprendizaje, ya sea definiendo su itinerario formativo o creando sus propios contenidos.

“El mobile learning comportará cursos más cortos y de desarrollo modular”

Jaime Oyarzo, director de un máster online para profesores de universidades hispanoamericanas de la universidad de Alcalá y curador de contenidos MOOC en una cátedra UNESCO de Educación Online, augura que como consecuencia del uso creciente de los dispositivos móviles, disminuirá el tamaño y duración de los cursos y se reforzará un desarrollo modular de los contenidos (píldoras o cápsulas formativas). Por otra parte, destaca la importancia que cobrará durante 2016 el big data y la personalización en el campo del e-learning: “Con la masiva participación de estudiantes online, tenemos cada día más datos para procesar y analizar con la que podremos comprender mejor el proceso de aprendizaje, optimizar los contenidos e identificar qué elementos van a reforzar la motivación y compromiso de los estudiantes”.

Aunque la gamificación no es una tendencia nueva, Jaime Oyarzo destaca que durante este año deberemos estar atentos al desarrollo de soluciones que permitan aplicar las dinámicas de juego a contenidos ya existentes incentivando un papel activo en el aprendizaje. Otro aspecto a tener en cuenta será la definición de estrategias de e-learning con el objetivo de integrar esta modalidad de aprendizaje como un elemento clave de la cultura de enseñanza-aprendizaje de las organizaciones. Por último, Jaime Oyarzo pronostica un crecimiento de soluciones automatizadas, que identifiquen los contenidos que deben ser alcanzados a partir de los objetivos de aprendizaje. Este cambio agilizará la creación de nuevos cursos y materiales de apoyo comportando una notable reducción de costes y tiempo.

“La personalización es cada vez más importante”

Oriol Borrás (foto central), experto en TICs aplicadas a la enseñanza, que trabaja en el doctorado sobre Redes Sociales y gamificación aplicadas al e-learning, destaca que cada vez más docentes se apuntan a la tendencia de la flipped classroom, que les permite dedicar horas lectivas a la práctica dejando el contenido teórico para el autoestudio del alumno. Es aquí donde los MOOC vuelven a tomar protagonismo aprovechando así todos aquellos contenidos generados en este tipo de cursos. Borrás coincide en que la gamificación será otra de las protagonistas del año. En concreto, apuesta por la aplicación de los badges a competencias concretas y el uso del storytelling con el que se puede crear una gamificación más profunda, y no estructural, que resulta muy interesante.

Al ser uno de los aspectos más demandados por los estudiantes, aparecen lentamente respuestas en la línea del aprendizaje adaptativo. Ya hay plataformas que permiten escoger, en mayor o menor grado, un itinerario a medida. Según Borrás, la personalización es cada vez más importante dada la cantidad de recursos que encontramos en la red, la falta de tiempo, la necesidad de especialización y su infinidad de combinaciones para cada caso particular. En esta misma línea, deberemos prestar atención a las posibilidades del Do It Yourself. Gracias al m-learning, aparecen numerosas APPs que nos permiten montar incluso un MOOC como es el caso de SkillCatch; realizar un streaming, mediante “Periscope”; crear cuestionarios para nuestros alumnos o hasta juegos educativos sencillos, e incluso utilizar la realidad aumentada. Estas aplicaciones permiten crear recursos educativos de una manera sencilla sin necesidad de depender de terceros.

Finalmente, aunque se lleva hablando de learning analytics desde hace tiempo, Oriol Borrás considera que “aún no hay propuestas potentes en las plataformas” en este sentido. Sin embargo, el hecho de que empiecen a surgir herramientas “con mayores y mejores funcionalidades”, hace pensar que “es un buen momento para que se consolide y se estandarice su uso”.

“La inmediatez y la co-creación de contenidos llegan al entorno de aprendizaje”

Itziar Kerexeta, (foto de la izquierda) Instructional Designer y experta en Aprendizaje en Entornos Digitales, trabaja principalmente en la capacitación de profesorado en actualización pedagógica, comparte con nosotros los aspectos que cree que van a marcar la formación de los docentes. En 2016, piensa que ha llegado el momento de la transparencia de la tecnología, es decir de poner el foco en el aprendizaje y la integración de las competencias dejando la tecnología en un segundo plano pues ha dejado de ser un fin por ella misma para ser simplemente el medio que lo permite. Una de las tendencias que van a marcar el 2016 es la extensión del uso de aplicaciones como Telegram o Twitter como recurso educativo como consecuencia de la traslación de los hábitos de comunicación inmediata y de co-creación de contenidos en otros ámbitos de nuestra vida. Estas son herramientas accesibles y públicas dónde se pueden establecer debates y generar comunidades en un entorno seguro y no sujeto a reglas o protocolos.

En cuanto a los nuevos productos formativos que utilizan la gamificación para motivar a los participantes, Itziar Kerexeta cree que “la clave para el éxito de estas herramientas va a ser la mayor presencia de la creatividad y la diversión en los procesos formativos”. También asistiremos a la diversificación de los productos formativos. De hecho, ya encontramos una oferta de productos muy distintos en cuanto a formatos y calidades: podemos encontrar desde píldoras específicas a cursos masivos de sensibilización, carreras universitarias, ciclos formativos, etc, con esquemas metodológicos y filosóficos muy diferentes. Por último, Itziar Keretxeta apuesta por los avances en el campo de la neuroeducación y la tecnología y el avance de la investigación sobre el lenguaje visual, auditivo y las sensaciones del aprendizaje. “Aprender ya no consiste simplemente en leer un texto o ver un vídeo sino en participar de una experiencia”, concluye.

“Formaciones ‘How to’, una respuesta rápida y eficaz a un problema concreto”

Joaquim Carbonell, (foto de la derecha) socio-director de Neos, consultora estratégica y de gestión del conocimiento, nos sugiere seguir con atención durante 2016 el desarrollo del learning analytics. Como resultado de la progresiva implantación del e-learning y la digitalización del proceso de aprendizaje, las organizaciones y los formadores tienen a su disposición infinidad de información acerca de los alumnos. Según Carbonell, el reto está en tratar y analizar los datos hasta llegar a aquello relevante que nos permita incidir en el diseño de la formación para mejorarla. Justamente como consecuencia de las demandas de los alumnos, las formaciones van a ser cada vez más orientadas a la práctica y al “How to”. Si sumamos que el aprendizaje formal ya no es la única fuente de información a la rapidez con la que podemos encontrar una información en la red, comprenderemos que las formaciones online tiendan a la orientación práctica. Se trata de dar una respuesta rápida y eficaz a un problema concreto, situando al alumno y sus necesidades en el centro de la formación.

El auge de las redes sociales y la posibilidad de comunicarse inmediatamente con los demás, hacen que cobre importancia el aprendizaje colaborativo y el sentimiento de pertenencia a un grupo o comunidad. Así, la colaboración y los entornos o comunidades de aprendizaje van a tener cada vez más protagonismo. En esta misma línea, los alumnos ya no quieren ser únicamente receptores y vamos encontrando progresivamente más oferta de herramientas para la creación de contenidos que permiten que los usuarios creen y compartan sus propias formaciones. Finalmente, Joaquim Carbonell considera que el alumno ha dejado de ser un sujeto pasivo para tomar el control de su itinerario vital de aprendizaje y por ello debemos pasar de la idea de curso al proyecto de aprendizaje. Por eso cree que las iniciativas y experiencias que van en esta línea y permiten un diseño personalizado de la formación, como el flipped learning, cada vez cobrarán más importancia.

Fuente: hay Canal

Etiquetas:,

Inserver

No decimos que seamos mejores que el resto de empresas de e-learning, lo que decimos es que somos distintos.